Take a fresh look at your lifestyle.

Palabras del Pastor

0 148

Lc 15, 11-32

Muy queridos hermanos y hermanas, nos encontramos en este Tiempo de Cuaresma y Dios se muestra siempre bueno, comprensivo y misericordioso. Estamos iniciando la Tercera Semana de este Tiempo, para que preparemos nuestro corazón y podamos llegar a la Pascua del Señor; es decir, concluida la Semana Santa tengamos un corazón nuevo, renovado, con el perdón y la misericordia de Dios, dispuestos a continuar en nuestra vida cristiana.

En esta Tercera Semana yo te recomendaría hermano, hermana que aproveches el Tiempo que Dios te regala; dedícate a la oración, reflexión y a revisar tu vida, tus relaciones con Dios, tus hermanos y la Iglesia.

La Palabra de Dios en esta Semana, nos coloca el hermoso pasaje bíblico del hijo pródigo. Todos conocemos la historia, pero esta parábola tan hermosa que nos presenta Jesús, quiere llevarnos a tres cosas fundamentales. En primer lugar la toma de decisión; observamos en la parábola cómo el hijo abandona la casa de su padre y derrocha todo su dinero, al final se queda en una situación precaria, y se da cuenta que cometió un error al dejar la casa, el amor de su padre y familia por buscar cosas engañosas.

Este es el primer punto para meditar durante esta semana, la toma de decisión, por ello en el Evangelio de Lucas hay un momento muy importante, cuando el joven recapacita y dice: ¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen abundancia de pan y yo aquí muriendo de hambre!, una reflexión de lo que le ocurre por alejarse de la casa de su padre; la parábola nos cuenta que él recapacita y ¿qué significa?, tomar conciencia de lo que le está pasando.

En un segundo punto, menciona: “Ahora mismo me pondré en camino e iré a la casa de mi padre”, decide salir de la situación en que se encuentra y volver a su hogar, porque sabe que allí va a encontrar el calor, amor y protección que dejó por derrochar su dinero, e inmediatamente se puso en camino y cuando se presenta ante su padre, este joven se pone de rodillas y le dice: “padre he pecado contra ti” reconoce su error y concluye expresando: “Ya no merezco llamarme hijo tuyo, quiero que me trates como cualquier trabajador, he cometido un error y según la justicia ya no puedo volver a ser hijo tuyo, seré un trabajador en tu casa”

Creo que la santa Cuaresma nos ha llevado a tomar conciencia sobre el lugar en el que nos encontramos; en la casa de nuestro Padre, saliendo de su casa o lejos de Él. Cada vez que cometemos un error sufrimos las consecuencias y repetimos la misma escena y entendemos que nuestro corazón necesita comprensión, cariño y perdón.

La escena en la que el hijo pródigo decide regresar a pedir perdón es un acto de valentía. El Señor quiere para esta Tercera Semana de Cuaresma que medites y tomes una decisión, ¿seguirás  siendo el mismo?, de ser así, no tendría ningún sentido la Santa Cuaresma.

La segunda idea que trae la Palabra de Dios es la actitud del padre cuando ve regresar a su hijo, sus entrañas se le removieron, porque amaba a su hijo, no le importó que error haya cometido, inmediatamente sale a su encuentro, lo besa y organiza una fiesta.

Ese es el Dios misericordioso, por ello en esta Tercera Semana de Cuaresma retorna a la casa de Dios y Él te recibirá con los brazos abiertos, te perdonará sin hacerte algún juicio y te dirá: Estas perdonado, hagamos una fiesta, porque estabas muerto y has vuelto a la vida, estabas perdido y has sido encontrado. Este es el amor misericordioso de Dios, regresa con Él, vuelve a tu fe, y verás cómo tu vida cambiará.

La tercera y más importante idea, nunca critiques a tu hermano y si regresa a pedir perdón, tú debes alegrarte por su bien, nunca tengas, si Dios te perdona, también perdona a los demás.

Pidámosle al Señor para que en esta Tercera Semana de Cuaresma podamos repetir la hermosa experiencia de regresar, nuestro Padre nos espera. Que el señor nos acompañe y derrame su bendición.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia

Arzobispo Metropolitano del Cusco

¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.