Take a fresh look at your lifestyle.

Palabras del Pastor

0 28

Lc 11,1-13

Muy queridos hermanos y hermanas, que la paz de nuestro Señor Jesucristo reine siempre en vuestros corazones, les traiga alegría y fe en medio de sus hogares.

Estamos en este Tiempo Ordinario avanzando como seguidores de Jesús y Él nos va instruyendo en este camino para que podamos mejorar nuestra vida cristiana, los domingos pasados nos ha ido enseñando como debemos de amar a nuestro prójimo, cómo debemos de acogerlo en nuestras vidas y abrirle la puerta de nuestros hogares y compartirle momentos de oración y de dialogo.

Este domingo nuevamente el Señor toca un tema de mucha importancia para nuestra vida cristiana, es el tema de la ORACIÓN, la oración para el cristiano, como fuente de vida y espiritualidad para la Iglesia y para todos nosotros que conformamos esta gran familia de Dios. Estamos viviendo en una sociedad donde nos ocupamos de muchas cosas, parece que el día lo dedicamos en diferentes actividades, trabajando, encontrarnos con amigos, en fin, una serie de ocupaciones donde muchas veces nos quita el momento que podamos quizás tener un encuentro con Dios.

La oración debe de ser para el cristiano como un elemento fundamental para la vida, es como un alimento, si no comemos nos enfermamos y no tenemos fuerza, entonces tenemos que aprender a valorar lo que significa la oración como parte de la vida del cristiano ¿Y esa oración cómo debe de ser? ¿Cómo debemos encontrar ese espacio para poder dialogar con Dios?, los discípulos de Jesús en el Evangelio de San Lucas le dicen a Dios: “Enséñanos a orar hoy”, también pidámosle a Jesús, nos enseñe como debemos de orar, que tenemos que hacer para encontrar ese espacio o ese momento donde podamos dialogar con Dios como un amigo o un padre.

Jesús enseño a sus discípulos el modelo del Padre Nuestro, esa oración que todos lo hemos aprendido de pequeños y que está en nuestro corazón, en nuestra memoria y en cada momento del día podemos recordar siempre esas Palabras de Jesús. La oración del Padre Nuestro que tiene dos partes, una dirigida a Dios y una dirigida a nuestra propia vida humana de familia; entonces el Padre Nuestro es un modelo de oración para poder aprender cómo nos comunicamos con Dios.

No olvides hermano y hermana, no termines día a día esa jornada sin haber acudido a Dios y haberle rezado esta oración del Padre Nuestro. Que hermoso seria empezando la jornada, a media jornada y al terminarla, dile a tu Padre cuanto lo amas y necesitas, al terminar también comprométete a llevar en tu vida lo que significa compromiso cristiano que es el perdón, amor y renunciar a las tentaciones del enemigo, yo te recomiendo y Jesús también hoy te dice ¡No te olvides cada día de hacer un momento de oración! ya sea personal, familiar o comunitaria.

En segundo lugar, Jesús nos enseña que la oración debe ser confiada y perseverante, nos pone el ejemplo de esa persona que venía a buscar la ayuda de su amigo y no le atendió al principio, insistió, tanto que el amigo se levantó y le concedió lo que quería; así también tenemos que insistir, pedir y  aclamar a Dios permanentemente, no perder esa insistencia de la Oración, siempre el Señor está atento a nuestras palabras pero a veces Él nos deja un espacio para probar hasta donde realmente confiamos en Dios.

ntonces hermano y hermana que tu oración sea confiada y perseverante, tu Padre nunca te va a dejar sin haberte atendido, Él te escucha y te conoce porque te ama, entonces yo te diría por esta semana ponte a pensar en la necesidad que tienes en tu familia de comunicarte con Dios y que esta oración sea al estilo de Jesús, una oración confiada y perseverante.

Que Él te acompañe y te derrame muchas bendiciones.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia

Arzobispo Metropolitano del Cusco

¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.