Take a fresh look at your lifestyle.

Palabras del Pastor

0 43

Lc 13, 22-30

Muy queridos hermanos y hermanas, nuevamente nos reúne la Palabra de Dios para poder reflexionar su mensaje en este tiempo tan bonito del Tiempo Ordinario.

No olvides hermano que cada domingo el Señor te llama a compartir en la Eucaristía, es el día de la Iglesia, el día que nos reunimos como cristianos en torno a Jesucristo resucitado y Él está vivo en la Eucaristía, en su Palabra, en la comunidad reunida, por eso que el Espíritu de Cristo Resucitado este en tu corazón y a través de ti llene de bendición donde tu estés, a todo tu hogar, familia y comunidad.

Seguimos en este camino de discipulado de Jesús donde nos va instruyendo sobre nuestra vida cristiana, nos habla esta vez el Señor de un elemento muy importante que es característico de la vida cristiana, el esfuerzo que tenemos que poner en practicar las enseñanzas de Jesús, no nos viene a enseñar un camino fácil, cómodo, un camino donde todo nos vaya todo bien. No olvidemos que Jesús nos enseña un camino exigente, duro, pero cuando hay amor todas esas condiciones se convierten en llevaderas, Él mismo lo ha dicho: “Si quieres seguirme, niégate a ti mismo, carga tu Cruz y sígueme”, ese es el camino del cristiano no puede haber otro, el camino de Jesús es siempre cargando la Cruz.

Por eso en el Evangelio de Lucas, Él instruye a sus discípulos: “Esfuércense por entrar por la puerta estrecha, por la puerta ancha todo el mundo entra porque todo es fácil” en cambio Jesús ofrece no una puerta ancha si no una puerta estrecha, ¿Y qué significa una puerta estrecha? Que tenemos que hacer el esfuerzo de pasar por esa puerta para poder llegar al otro lado y el Señor quiere eso, que pasemos al otro lado como decía el Papa Francisco —hay que pasar a la otra orilla, pero para pasar a esa otra orilla hay que esforzarse— y eso significa exigencia, pues acomodar nuestra vida personal, la vida de nuestra familia, el testimonio que tenemos que dar a los demás; nos va a costar.

Hermano y hermana ese es casualmente el reto de nuestro compromiso y de nuestra fe, saber dar testimonio ante los demás de las verdades que nos enseña Jesucristo, Él nos exige practicar, la verdad, el amor, la paz, la justicia, la fraternidad, la solidaridad todo eso nos exige y por eso el Señor utiliza la figura de la puerta estrecha.

Cada domingo que vengas a escuchar la Palabra de Dios, el Señor te va a encargar algo, y no sea algo fácil, pero ahí está nuestro compromiso, si queremos ser cristianos escogemos el camino difícil, entonces si todos mienten yo no miento, si todos hacen daño yo no hago daño, si todos hablan mal de los demás yo parto mi lengua y no hablo mal de los demás, si todos roban yo no robo, el cristiano tiene que esforzarse en poner en práctica las enseñanzas de Jesús y esa es la puerta estrecha a la cual nos invita a pasar el Señor, después con su bendición nos dará los frutos por este esfuerzo que hemos puesto.

Así que, si estás en tu hogar y tienes dificultades acude al Señor que te de fuerza y valentía de poder mantener siempre la paz, el orden, la buena educación de los hijos, la correcta formación en la familia, la perseverancia en tu fe, participar en la misa dominical; quizás muchos dirán ¿Por qué voy a la Misa teniendo tanto trabajo? voy a perder el tiempo; ¡Esfuérzate! así como cuando tu hogar tiene una necesidad, todos ponen la mano para poder superar esa necesidad.

Jesucristo te exige que puedas tener una vida con Dios y con los demás, entonces esta exigencia hay que asumirla con amor, cariño y sobre todo poder conseguir la bendición de Dios. En ese más allá de la puerta estrecha esta Jesucristo con los brazos abiertos para darnos un premio por lo que hemos hecho por construir nuestra sociedad basado en los valores cristianos, pero también nos habla el Señor de aquellos que han creído que haciendo las cosas fáciles, engañando a los demás, engañando a la Iglesia ya creen que son justos y tienen el derecho de entrar al Reino de Dios, de gozar de los frutos sin haber dicho nada y sin esforzarse, por eso Jesús en el evangelio dice cerrando la puerta: Ustedes ya no tiene lugar acá— ellos responden— Pero Señor hemos estado contigo y te hemos buscado—Jesús les responde— No, su corazón no ha estado con el Señor, no han sabido pasar por la puerta estrecha.

Hermano que sea esta semana una evaluación, reflexión y un examen de conciencia, ¿Tú estás pasando por la puerta estrecha o te gusta las cosas fáciles? hay muchos que dicen viviré como sea, haciendo lo que quiera al final me arrepentiré y Dios me perdonará, ¡Cuidado! Dios es el primero que nos conoce y te dirá no hermanito la cosa no es así, recuerda que Él va a tomar en cuenta todos los días de tu vida.

Que el Señor te acompañe y que seas un buen y mejor cristiano cada día y a lo mejor un cristiano Santo. Que Él bendiga tu hogar y tu familia

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia

Arzobispo Metropolitano del Cusco

¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.