Take a fresh look at your lifestyle.

Palabras del Pastor

0 28

Lc (17, 5-10)

Muy queridos amigos y amigas, quisiera compartir con ustedes la gran alegría del V Congreso Arquidiocesano de Juventud que hemos realizado el domingo pasado; y recordar a todos los jóvenes que con entusiasmo han participado de este congreso, no te olvides del compromiso asumido al final de nuestro congreso, para que lleves el mensaje de Jesucristo como joven católico a tu familia, a tu parroquia, a tu centro de estudios, a tu centro de trabajo y a nuestra sociedad.

Querido joven, ese compromiso que has hecho con las mismas palabras de la virgen María, “Hágase en mí según tu Palabra”, tiene ahora que ser un plan de vida, un plan de tu propio compromiso, que te ayude a vivir tu fe con alegría, no te olvides de la gran esperanza que tiene la iglesia con participación activa en la Pastoral Juvenil de tu parroquia.

Tenemos este mes de octubre, un mes lleno de esperanza; porque tenemos dos grandes convocatorias: el Papa Francisco ha convocado a toda la Iglesia a renovar su compromiso misionero, porque es el mes de la misión y él nos ha mandado un documento muy hermoso, donde nos pide celebrar con alegría los 100 años de la primera carta que escribió el Papa Benedicto XV sobre la misión en la Iglesia, y para esto ha declarado el Mes Misionero Extraordinario.

Tú, en tu casa, en tu trabajo y en la sociedad tienes que ser misionero. ¿Qué significa esto? Llevar a Jesucristo a los demás, hablar de Él con los demás, experimentar esa hermosa presencia de Jesús en tu corazón, para que luego compartirlo a los demás. Vive este Mes Misionero con mucha alegría en tu comunidad parroquial, cada semana tiene un tema, que esto te ayude a renovar este compromiso, todos somos misión.

Y también, el día de hoy está sucediendo un evento importantísimo, único en toda la historia de la Iglesia. El Papa Francisco ha iniciado el día de hoy el Sínodo de la Amazonia. Ha convocado a todos los Obispos que tienen a su cargo la zona y la gran extensión de la Amazonía Latinoamericana, irán a trabajar en este mes el tema: Cómo la Iglesia tiene que ayudar a poder preservar este pulmón del mundo, buscando una ecología integral, el respeto a la tierra, el respeto al agua, el respeto al aire; es decir al medio Ambiente, al como tenemos que cuidar la Amazonia. También tomar conciencia que existen comunidades de hermanos católicos y no católicos, que han vivido por siglos en estos territorios, que, si bien pertenecen a algunos países, ellos han estado allí mucho más antes de la declaración de estos como países, entonces merecen respeto, atención, acompañamiento, promoción humana, respetando su cultura, su lengua y su forma de vivir, entonces todos estos objetivos persigue este Sínodo tan importante, y quiere que toda la Iglesia tome conciencia de lo que significa para nosotros la Amazonia.

Uno que no vive en la selva no puede decir “no, no tiene que ver conmigo la selva”; si tiene que ver, porque la selva es el pulmón del cual tú estás respirando y si eliminamos el bosque de la selva, el aire se va a contaminar y va a traer trágicas consecuencias en todo el mundo.

Entonces hermano hermana este mes aparte de ser més el misionero, también somos Amazonia, únete a este esfuerzo de nuestra iglesia.

Continuamos nuestro camino como discípulos de Jesús. Ya hemos reflexionado todas las exigencias que Jesús plantea a sus seguidores, todos estos domingos ha estado dando una serie de orientaciones, inculcando valores cristianos, para que sus seguidores puedan vivir una vida nueva, ser contradicción a la línea del mundo, entonces todo esto no es fácil, por eso ahora este mes el evangelista Lucas nos va a hablar de la Palabra de Jesús con aquello que es fundamental para poder poner en práctica las enseñanzas de Jesús que al decirnos: “si tu tuvieras fe como un granito de mostaza que es la más pequeñita de las semillas, tú podrías decirle a cualquier montaña muévete y la montaña se movería”, es decir la fuerza de la fe.

Y ¿qué es la fe?, es creer en Jesús, es creer en su Palabra, es creer en su proyecto, es creer que Él tiene todo el poder para realizar ese hermoso proyecto del Reino de Dios en medio de los hombres, y esa es la fe que se une a tu corazón y cree con tal fortaleza que tiene una especie de energía para cambiar las cosas entonces hoy más que nunca necesitamos de esa fe. Da testimonio como cristiano frente a una sociedad casi anticristiana, con antivalores cristianos, hay que tener fe para poder mantenernos y para poder creer que Dios y los valores del Señor pueden estar por encima de todo.

Y en segundo lugar Jesús recomienda, para poder vivir todo esto con espíritu de humildad, y cada uno cumplir como corresponde, sin tener ambiciones ocultas o esperar ser igual que Dios o estar al lado solamente de la categoría de Dios, somos siervos inútiles; cada uno tiene una vocación, cada uno tiene su misión, y eso hay que vivirlo con mucha alegría fe y humildad es lo primero que nos pide el señor, en este mes de octubre.

Que Cristo Jesús derrame todas sus bendiciones y nos acompañe estos días.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, Amén

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia

Arzobispo Metropolitano del Cusco

¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.