Take a fresh look at your lifestyle.

Palabras del Pastor

0 26

Mt (2,13-15.19-23)

Muy queridos amigos y amigas, a todos y a cada uno de ustedes les hago llegar mi saludo en este hermoso tiempo de la Navidad.

Jesús ha nacido otra vez, vino a traer el amor de Dios manifestado en ese niño pequeño arropado en un pesebre, que su llegada sea una oportunidad de llenar tu hogar de bendiciones, comprensión y el amor familiar.

Estamos en el domingo de la Sagrada Familia y como lo refiere el Evangelista Mateo, los pastores cuando fueron a Belén encontraron a José,  María y al Niño recostado en un pesebre; este debe de ser el centro de nuestra mirada: “La Familia de Nazaret”, lo que también llamamos la Sagrada Familia conformada por José como padre adoptivo de Jesús; María, la Esclava y Sierva del Señor, la que encarnó en su seno al verbo eterno de Dios y con su Sí la Palabra se hizo hombre y nació en Belén, Ella cumple el papel de mujer, esposa, madre, modelo y ejemplo.

Jesús que viene en una imagen tierna de un niño recién nacido recostado en un pesebre, pero más que ver ahí al niñito que enternece el corazón, tenemos que ver el proyecto de Dios; Jesús se encarna en un hombre y lo convierte en un recipiente de la divinidad. El nacimiento de Jesús nos viene a dar la lección que Dios se ha hecho hombre y también nos ha dado la dignidad del hijo de Dios, entonces gracias a esto están incluidos todos nuestros niños, jóvenes, familias, enfermos y ancianos; Jesús les da dignidad a las personas y este es el más hermoso regalo del nacimiento de Jesús.

Mirando a José, María y al niño nos encontramos con el gran regalo del modelo de Dios para la familia. En estos tiempos que estamos viviendo, donde la sociedad moderna ha golpeado la familia, la mentalidad moderna busca separarse de los valores cristianos, de quitarle el elemento espiritual y religioso a la familia, esta la va destrozando. Ya no vemos familias completas sino familias disfuncionales y se han perdido los roles; esta sociedad moderna pone en el centro al dinero y quita a la persona humana, esto trae trágicas consecuencias.

Jesús nos pone el modelo de su familia como un proyecto para pensar, reconstruir; si de verdad nuestra familia no está bien debemos de hacer el esfuerzo de mirar a la Sagrada Familia como modelo perfecto para poder reconstruir la nuestra, donde el padre como hombre y esposo tiene una tarea fundamental, responsable de gran conciencia porque a él se le confía el cuidado de la comunidad familiar. La esposa y madre es aquella que tiene toda una la escuela de valores, tiene que educar y formar a los hijos, no solamente es darles la vida sino orientarlos en la formación para que el día de mañana sean hombres y mujeres de bien. Antes que la escuela y la universidad los seres humanos se forman en el seno de la escuela de una madre, porque ella es la que te enseña los primeros pasos, palabras y conceptos de los valores humanos, como lo hizo María con el niño Jesús y Él nos enseña a ser hijos, a aprender siempre de la escuela de valores de la familia.

Nos dice la Palabra de Dios que el niño Jesús iba creciendo en estatura, sabiduría y en gracia de Dios; este es el modelo de los hijos que nos propone la Sagrada Familia, donde tenemos que ver y velar por el crecimiento, madurez y sobre todo por la realización de la vocación de cada hijo e hija.

Mis hermanos, la Sagrada Familia no es solamente una imagen que podamos ver, sino una lección y ejemplo que debemos imitar como familia cristiana y católica, tiene que construir o reconstruir en su misma unidad familiar.

¡Qué el Señor colme de muchas bendiciones a nuestras familias y que la llegada de Jesús ilumine el papel y el rol de los padres, esposos e hijos!

Que el Señor les dé mucha alegría en este tiempo de la Navidad y que los siga bendiciendo.

En el nombre Padre, Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia

Arzobispo Metropolitano del Cusco

¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.