Seleccionar página

Si te sumerges profundamente en la discografía de Ginger Bakers, uno de sus períodos más fructíferos pero pasados ??por alto es el alcance de cuatro años de su trío de jazz de mediados de los 90 con el bajista Charlie Haden y el guitarrista Bill Frisell. El Ginger Baker Trio produjo dos álbumes para Atlantic en 1994 Going Back Home y 1996 Falling Off The Roof, lanzados en paralelo al ferviente regreso de los bateristas al heavy guitar rock con una breve temporada con los pioneros del stoner rock Masters of Reality y el efímero BBM. trío. Para Frisell, un fan declarado de Cream, su tiempo tocando en el grupo de jazz de Bakers fue una experiencia en gran parte agradable que no implicó ninguna de las travesuras salvajes que lo convirtieron en una leyenda del rock por todas las razones equivocadas. Pero admite sentirse bastante intimidado al conocerlo formalmente por primera vez cuando comenzaron a trabajar en Going Back Home .

Relacionado

Lizzo anuncia una nueva versión de 'GRRRLS' después de una reacción violenta por la letra de Ableist

Cuando fui a hacer el primer álbum, no creo que él supiera quién era yo ni nada, dice Frisell a Billboard. Era como una trampa: Chip Stern, que produjo el disco, conocía a Ginger desde hacía mucho, mucho tiempo, me conocía a mí y conocía a Charlie. Así que tuvo una visión de cómo sería escucharnos tocar juntos. De alguna manera convenció a la compañía discográfica para que lo hiciera. Entonces, para Ginger, conocía a Charlie, pero no creo que supiera quién era yo en absoluto. Entro al estudio y digo, Oh Dios, ¿qué voy a hacer? Nunca lo conocí antes formalmente y estaba súper nervioso. Entro al estudio y él está montando su batería y fumando cigarrillos, hay colillas por todas partes y murmura para sí mismo. Me acerco a él como, Disculpa, Ginger, soy el guitarrista. Y me dijo: Hola, ¿cómo estás? No me saludaba con un abrazo ni nada (risas). Pero luego, lo juro por Dios, la primera melodía que comenzamos a tocar todos juntos se activó casi de inmediato y él comenzó a sonreír. Había tanta alegría en él sintiéndonos a los tres jugando juntos en una habitación. Y se sentía tan cierto y tan real. Fue súper generoso con la forma en que podíamos tocar y qué melodías queríamos tocar, ya fuera una mía, una de Charlie o la suya. Eran solo tres muchachos que se juntaban para jugar, y eso realmente me mostró dónde estaba. Se trataba estrictamente de la música para él. Es lo que lo puso en marcha.

Como lo vio Frisell de primera mano, Ginger Baker era un hombre que se tomaba su oficio en serio. La música que creó, ya sea con Graham Bond Organisation o Cream o Blind Faith o su Air Force o Baker Gurvitz Army o Fela Kuti o Jazz Confusion, fue el punto focal de sus 80 años en la tierra, con relaciones personales con quienes lo rodeaban. él a veces sufre.

Había una hermosa cita de Steve Winwood que acabo de leer hablando de lo sensible que era, reflexiona Frisell. Y eso, para mí, fue lo que obtuve más que nada al estar cerca de Ginger. En la película que hicieron sobre él, lo que me quedó claro fue su intenso amor y compromiso con la música. De hecho, pienso en él más como este súper sensible sobre la naturaleza de su oficio. Él ama la música y para poder tocar música como esa y escucharla como él lo hizo, debes ser súper sensible, y creo que parte de ese exterior era más como un escudo donde existía una persona súper sensible. Conozco a muchas otras personas así, y es una existencia frágil. Si amas algo tanto, lo proteges increíblemente, y para Ginger esa era la música.

Frisell admite, sin embargo, que las sesiones de Falling Off The Roof , aunque apenas se reflejaron en el resultado final, que incluyeron apariciones especiales del guitarrista Jerry Hahn y el superhéroe del banjo Bla Fleck, fueron una experiencia más difícil para Baker que Going Back Home.

Falling Off The Roof fue un nacimiento más difícil, admite a Billboard. El álbum se llamó Falling Off The Roof porque justo antes de entrar al estudio, Ginger estaba trabajando en el techo de su casa y se cayó y se rompió un hueso. Así que tenía mucho dolor durante las sesiones y estaba tomando demasiada medicación para el dolor o algo así, no puedo recordar. Pero no era la circunstancia ideal. El primero fue una cosa más fácil.

Sin embargo, trabajar con Charlie Haden fue igualmente digno de una lista de deseos para Frisell.

Escuché a Charlie por primera vez al mismo tiempo que escuché a Ginger, recordó el guitarrista. Meses después de ver a Cream en vivo, compré el álbum Somewhere Before de Keith Jarrett, que fueron las primeras notas que escuché de Charlie, mientras tocaba el bajo en el disco con Paul Motian en la batería, alguien más con quien seguiría trabajando durante muchos años. . Cuando conocí a Paul, siempre hablaba de Charlie Haden. Era Charlie esto y Charlie aquello. Eran como hermanos. Y él me contaba sobre las hijas trillizas de Charlie y todas esas cosas. Entonces, cuando conocí a Petra, que fue en algún momento a finales de los 90, yo vivía en Seattle y ella vino aquí para dar un concierto. Así que fui a verla y realmente se sintió como algo mutuo en el que ya nos conocíamos. Poco después hicimos un disco a dúo en 2003 y tocamos mucho.

Un cuarto de siglo después de grabar ese primer álbum de Ginger Baker Trio para Atlantic Records en 1994 con Charlie Haden, Frisell se encontraría conmemorando más de 15 años de trabajo con Petra en su último álbum Harmony , una magnífica colección de canciones reinventadas por Elvis Costello, Stephen Foster , Julie Miller, Pete Seeger y otros equilibrados por piezas instrumentales para el fraseo vocal distintivo de Petra y el trabajo de violonchelo del asociado Hank Roberts. Y, casualmente, Harmony es su álbum debut en Blue Note Records, un nombre sinónimo de los pilares del ADN rítmico de Mr. Baker en Art Blakey, Max Roach y Elvin Jones.

Después de graduarme de la escuela secundaria, mis padres se mudaron de Colorado a Nueva Jersey, y poco después fui al Village Vanguard por primera vez, le dice el guitarrista a Billboard. También fue cuando obtuve este disco; era una compilación de Blue Note. Era su 30 aniversario en 1969 y sacaron estos tres álbumes dobles. El que obtuve fue de 1949 a 1959, por lo que tenía a Sonny Rollins, Miles Davis, Sonny Clark, John Coltrane, Clifford Brown, Jimmy Smith y Kenny Burrell. Allí estaba Bud Powell. Ese fue uno de los primeros álbumes de jazz que tuve, esa compilación de Blue Note. Era como toda una vida de información solo en este registro.

A medida que el mundo termina su primera semana sin que Ginger Baker camine entre nosotros, Frisell solo puede mirar hacia atrás con asombro por haber tenido la oportunidad de trabajar con el ícono cascarrabias del ritmo propulsor de AOR.

Cuando estaba en la escuela secundaria y me llegaba toda esta música y soñaba que algún día podría tocar la guitarra, fui a ver a Cream en 1968, reflexiona Frisell. Al escuchar a Ginger por primera vez en ese entonces, ese sonido estaba arraigado en mi cuerpo de alguna manera. Está tan profundamente en mi ADN. Y luego, si me hubieras dicho que 25 años después podría tocar no solo con él, sino también con Charlie Haden, fue increíble. Fue simplemente generosidad total con Ginger. No experimentamos en absoluto las cosas de las que la gente hablaba sobre su exterior áspero. No era como si nos estuviera diciendo qué hacer en absoluto. Simplemente nos dejó jugar y sentí que podía hacer lo que quisiera dentro del marco de estas composiciones. Definitivamente parecía feliz cuando jugaba con nosotros.

Video: