Seleccionar página

Veinticinco años después de que Woodstock marcara la pauta para los futuros festivales de rock y podría decirse que cambió una generación, la Generación X intentó hacer que un rayo cayera dos veces en el norte del estado de Nueva York con Woodstock 94.

Woodstock a los 45: una mirada retrospectiva al icónico festival

Explorar

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Todos, desde Green Day hasta Metallica, Salt-n-Pepa, los veteranos de Woodstock Santana y Joe Cocker, jugaron la entrega del 94, que ahora se recuerda tanto por el barro, parte en el suelo, parte en el aire como por la música.

Relacionado

El primer esposo de Britney Spears, Jason Alexander, acusado de acosarla en su boda

Con Woodstock 94 celebrando su vigésimo aniversario este fin de semana, Nosotros conversó con Les Claypool, quien tocó en el festival como parte de Primus, y lidió con una buena cantidad de comentarios sobre sus recuerdos. Esto es lo que tenía que decir:

Cada vez que hablo con personas que fueron a Woodstock 94, en su mayoría se quejan del barro. ¿Fue esa tu experiencia?
Tuve una experiencia espectacular.

¿Incluso con barro?
Eh, ¿qué puedes hacer? La cosa es que estaba de gira con una banda llamada Sausage en ese momento. Ni siquiera había visto a los chicos de Primus en probablemente dos o tres meses. Normalmente no me pongo nervioso antes de los shows, pero estaba nervioso antes de ese porque estaba en el camerino tratando de volver a aprender las partes. Estaba petrificado porque no habíamos jugado en mucho tiempo. Y fue transmitido por satélite, con miles de millones de personas viendo esta maldita cosa. A veces puedes estar tan bien ensayado como puedas y tienes un espectáculo horrible. Y hay otras veces que los planetas simplemente se alinean y tienes un gran espectáculo. Terminó siendo uno de los mejores espectáculos que hemos realizado.

En cuanto a lo del barro, una vez que comencé a cantar la letra de My Name Is Mud, de repente, grandes trozos de tierra comenzaron a volar hacia mí y fue bastante aterrador. Todavía tengo esos gabinetes [de altavoces] hasta el día de hoy, y esos gabinetes todavía tienen barro.

Primus toma las canciones de Willy Wonka para el próximo álbum

¿Cómo lidiaste con eso?
Salí y comencé a especular que las personas que tiran cosas en el escenario a los músicos tienen genitales pequeños e insignificantes. Y, en general, cuando cuestionas la virilidad o la sexualidad de alguien, dudarán de lo que están haciendo. Y tuve suerte de que dejaran de tirar el barro. Eso funcionó bien para nosotros.

¿Hubo algún sentido de que tenías que estar a la altura del legado del primer Woodstock?
Toqué un pequeño Star-Spangled Banner en homenaje a Jimi [Hendrix, antes de jugar a Those Damned Blue-Collar Tweekers] y, por supuesto, lo arruiné. ¿Qué puedes hacer? Estaba mucho más ácido que yo. Pudo canalizar a Francis Scott Key un poco mejor que yo. Pero en general, fue un gran espectáculo. Hubo cosas interesantes detrás del escenario. Recuerdo que Nine Inch Nails tenía un gran autobús negro, recuerdo llamarlo el Demonio del Semen, era una cosa de aspecto siniestro. Estaban dando vueltas detrás del escenario, y de alguna manera el conductor chocó contra una línea eléctrica. Tuvieron que salir del autobús antes de electrocutarse. Y luego se convirtió en el Demonio del Semen Eléctrico, porque estaba envuelto en miles de voltios de electricidad.

También vi a Rob Wasserman [que tocó con la banda en Woodstock 94] resbalar en el barro, caer por la colina y romperse una pierna. Eso fue interesante.

¿Pudiste ver alguno de los programas?
No llegué a ver nada. Recuerdo haber visto un poco de los Cranberries. Escuchaste todas estas historias de que Green Day había sido bombardeado con lodo. Y ese fue el espectáculo en el que Mike [Dirnt] resbaló y cayó hacia adelante y se golpeó los dientes frontales en sus monitores. Fueron buenos tiempos, hombre. [Risas]

Avanzando hacia el presente, su próximo álbum es un tributo a Willy Wonka llamado Primus and the Chocolate Factory con Fungi Ensemble . Obviamente te encanta la película, pero ¿cuándo decidiste que te gustaba lo suficiente como para hacer un álbum de covers?
Cuando era niño, una parte de mi vida estuvo completamente dedicada a Willy Wonka y Gene Wilder y esa película. No fue hasta que apareció Tiburón y comencé a dibujar tiburones en mi cuaderno [que seguí adelante]. Me tocó la fibra sensible. Ahora, encendí a mis hijos y lo miramos. Originalmente estábamos hablando de hacer un Magical Mystery Tour [álbum tributo], y me alegro de no haberlo hecho porque los Flaming Lips están haciendo Sgt. Pimientos ahora mismo.

Todo el asunto de Wonka surgió porque siempre había hecho el canto de la escena del paseo en bote durante años en concierto, y simplemente encajaba. Cada canción en esa película es tan fuerte. Y si lees los libros, Roald Dahl es muy oscuro. Hay un elemento oscuro y siniestro en su escritura, la forma en que pintaría estos cuadros con palabras. Parecía un vehículo perfecto para sumergirse.

Entonces estabas obsesionado con Wonka y luego cambiaste a una obsesión con Tiburón . ¿Será el siguiente álbum tributo a Jaws ?
Realmente solo hay una canción. [Risas] De hecho, alguien me lo mencionó, así que ya hice ese chiste.

Video: