Ozuna, Mon Laferte y más: Viña del mar 2020 Festival Highlights

La estrella del reggaetón Ozuna encabezó la sexta y última noche del festival anual de música Vía del Mar el viernes por la noche (28 de febrero), actuando durante casi dos horas para una multitud de 15.000 personas que lo adoraron y que agotaron las entradas. Un Ozuna visiblemente extasiado, que tocaba por primera vez en la legendaria Quinta Vergara (la audiencia exigente de los lugares al aire libre se conoce como el monstruo), parecía disfrutar al máximo su momento en ese escenario, caminando entre la multitud, tomándose selfies. , y, al final, besando el suelo del escenario.

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

luciano pereyra

Mon Laferte

Ozuna

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Fue un final edificante para una semana exitosa, pero estresante. El festival, que cumplía 61 años consecutivos, se celebró a pesar de las protestas, resultado del estallido social que ha dominado las conversaciones en Chile desde que comenzaron las marchas antigubernamentales el pasado 18 de octubre pidiendo un cambio constitucional fundamental.

Relacionado

Esto es lo que Maroon 5 tiene que decir después de su actuación ampliamente criticada en el Festival de Viña del Mar de Chile

En la ciudad balnearia de Via, hubo protestas en la noche de apertura del festival, con grupos que quemaron autos y arrojaron gases lacrimógenos frente al histórico Hotel OHiggins, que es visto como un símbolo del festival y que durante años fue sede de su invitados VIP.

Los daños causados ??por las protestas provocaron el cierre del hotel, una de las muchas víctimas de los disturbios sociales actuales, incluida la caída del turismo y la cancelación de conciertos y festivales. Pero Vía, el festival de música latinoamericano más grande y de más larga duración, siguió adelante. Los seis días ofrecieron funciones desde las 9 pm hasta las 3 am, y todas fueron televisadas a una audiencia de 250 millones en todo el continente. Al menos tres de esas noches, la primera con Ricky Martin, la quinta con Maroon 5 y la última con Ozuna, se agotaron. Aquí están los aspectos más destacados de la semana.

el gran final

Ozuna entregó un espectáculo grande en éxitos y de alta calidad musical. Actuando con una banda completa, la estrella puertorriqueña subrayó, una vez más, que él no es simplemente un acto urbano, sino un cantante destacado con una voz versátil y matizada a la altura de las principales estrellas del pop. Ozuna también mejoró su espectáculo, agregando un grupo de bailarines que definitivamente estaban por encima de la mayoría de los actos urbanos y que usó con moderación, otro punto extra para él. En cambio, continúa impresionándonos con el canto, la maestría musical y la forma en que domina completamente el escenario.

Si este es el futuro de la música urbana, es un buen augurio. En lo que respecta a la política, Ozuna fue, como siempre, diplomático.

Gracias Dios, gracias Chile, dijo en un momento. No sé nada de política. Pero sé que hay que escuchar a la gente. Chile, estoy contigo. Todo se puede hacer con paz. Te amo.

Los ganadores del concurso

El corazón de Vía del Mar es su componente competitivo, que ha existido desde que el festival se lanzó por primera vez hace seis décadas. Este año, más de 4.000 concursantes de todo el mundo presentaron propuestas para las categorías folclórica e internacional. Seis compitieron en cada uno.

En la madrugada del sábado el argentino Nahuel Pennisi, un cantautor ciego que toca la guitarra en posición horizontal y tiene una voz de otro mundo, fue elegido por unanimidad como compositor e intérprete en la categoría folk con el tema Avanzar, una hermosa , balada inquietante. Pennisi ahora está firmado con Sony Music.

La canción ganadora en la categoría internacional fue Chillán, una oda a una pequeña ciudad chilena escrita e interpretada por el cantautor chileno Vicente Cifuentes. La bachata melodiosa era fresca y distintiva. El ecuatoriano Johann Vera, quien también compitió en La Banda de Univision, ganó la mejor actuación para su hijo Perdón. (Divulgación: el autor de este artículo fue miembro del jurado en el festival Vía del Mar de este año).

Ricky Martin se presenta durante el 61° Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en Viña del Mar, Chile, el 23 de febrero de 2020. JAVIER TORRES/AFP vía Getty Images

Las políticas

La política fue una parte ineludible del festival de este año. Por un lado, hubo un esfuerzo concertado por parte de un pequeño pero ruidoso grupo de manifestantes que pedían la cancelación del festival. Se reforzó la seguridad dentro y fuera del recinto y se notó la presencia de policías nacionales en la ciudad. En la noche de apertura, las fuentes dicen que se arrojaron piedras a una de las camionetas que transportaba al personal de Ricky Martins, y que los artistas y el jurado del festival fueron transportados con personal de seguridad.

Al final, todas las noches del festival transcurrieron sin contratiempos, y las 15.000 personas que acudieron cada noche a la Quinta Vergara pudieron disfrutar de cada velada sin incidentes. Pero era una multitud políticamente ruidosa. El día 2, en particular, cuando actuó Mon Laferte, la noche estuvo llena de consignas y cánticos antigubernamentales. Los comentarios políticos y las bromas también dominaron las rutinas nocturnas de comedia stand-up, una firma del festival. Y, por supuesto, estuvo la actuación de Laferte, un enfrentamiento político en sí mismo.

Mon Laferte se presenta en la segunda noche del Festival Vía del Mar 2020 realizado en la Quinta Vergara el 24 de febrero de 2020. Agencia Uno

los primerizos

Más allá de los cabezas de cartel, los actos de clausura de Via suelen ser estrellas en ascenso que ya han dejado una huella importante y que probablemente volverán al festival como cabezas de cartel en los próximos años (como fue el caso de Laferte). Este año, los turnos de cierre incluyeron a Pedro Cap en la noche de apertura, quien, en medio del éxito de su éxito Calma, entregó un show lleno de buenas vibraciones y ricos ritmos tropicales.

Los argentinos Luciano Pereyra, un favorito de los fanáticos en Chile que toca una mezcla de música pop y folclórica, entregó un hermoso y emotivo set con una gran ovación. La noche de clausura fue para la estrella chilena en ascenso Denise Rosenthal, actriz, cantante y compositora con un espectáculo y un enfoque muy singulares. A lo largo de la semana, Rosenthal, quien también formó parte del jurado, hizo del empoderamiento femenino su grito de guerra, luciendo todas las noches una camiseta con el rostro diferente de un ícono femenino chileno. El viernes, actuó con una banda de mujeres y un grupo de bailarinas, entregando el tipo de mensaje coherente, excelente y fortalecedor que desearíamos poder ver más a menudo en la música latina.

Video:

Ir arriba